Concéntrate y vive tu tiempo
blog_4

En el articulo pasado sobre “Tiempo perdido” mencionaba que uno de los grandes problemas en ello era la falta de concentración, siendo este un elemento indispensable a la hora de iniciar, desarrollar y culminar cualquier actividad que nos hemos propuesto. No es sencillo tener el foco de atención para todo, pero si es necesario tenerlo para aquellas actividades que son fundamentales en nuestro crecimiento y desarrollo ya sea en lo personal o profesional.

En este sentido, también encontramos personas que tristemente frustran sus propias vidas, viviendo a destiempo, es decir, dirigen el foco de atención a un pasado que ya fue o bien a un presente que por supuesto se desconoce.

Seguir viviendo de un pasado, anclado en los recuerdos, a las antiguas experiencias, momentos que sin lugar a dudas fueron determinantes, inspiradores, formadores de nuestro carácter, pueden marcar lo que somos hoy en día y de allí que aprendamos a valorar lo vivido, a comprender que por alguna razón sucedieron las cosas, en algunos casos situaciones incomodas, difíciles que pueden o no marcar nuestra existencia.

También vivencias que han sido trascendentales en nuestras vidas y que fungen como el motor, la gasolina para emprender nuevos retos de cara al futuro.

Otros, olvidan el pasado y hacen de cuenta que no existió, deciden en muchos casos suprimir una serie de eventos que tal vez resultan ser dolorosos para continuar el camino, esos rasgos que suelen observarse en silencios prolongados, en miradas perdidas, rumbos no definidos, y vidas trastocadas por algo que sucedió pero nunca fue comprendido.

Aquellos que ese pasado bueno o malo, que siempre será importante mientras pueda ser valorado y además respetado, es decir, es parte de la vida, es parte de la historia! Que tienen la fortaleza de echar una mirada atrás y con orgullo deciden seguir adelante pese a sus dificultades, son esas personas dignas de admiración, no por lo que vivieron, sino por como fue superada la circunstancia o como incluso es recordada!

Sin embargo, existen personas donde el pasado no les hace ninguna jugada emocional ni es tema para sus pensamientos, pero son aquellos que huyen del presente pensando en el futuro! Y aquí entran los ansiosos, los que se preguntan mil veces el donde estaré en tantos años?, nótese que no es malo! Solo que sin darse cuenta, el ritmo de vida los lleva a una orientación distinta de perdida de valoración del presente, del ahora. No viven en la tranquilidad de llevar una existencia pausada o en relativa calma.

El futuro sin que quepa la menor duda, es algo que en la vida de cualquier ser humano causa preocupación, genera ansiedad, incluso en extremo enfermedades, pues fisiológicamente nuestro organismo cambia desde el punto de vista funcional y mental.

Es por ello, que en este día te invito a:

  1. Recuerda tu pasado en paz. Perdona lo malo y que viva lo que te haga sonreír.
  2. Reconoce tu realidad, te guste o no. Es un paso difícil, porque cuesta ver las situaciones objetivamente.
  3. Acepta lo que llegue a tu vida, pero fortalece la actitud positiva, recuerda atraemos lo que somos!
  4. Reflexiona sobre las cosas que sucedan y actúa con toma de decisiones coherentes y sabias.
  5. Permítete vivir cada instante, el tiempo vuela y habrán experiencias que solo serán vividas una vez!
  6. No asumas el control de todo. No todo esta en tus manos y del control viene la frustración.
  7. Abre tu mente, date oportunidades, disfruta de las alternativas y agradece!

Cuando controlamos nuestro presente logramos un estado de relajación y bienestar, no nos preocupamos sino que nos ocupamos. Esto permite el reflejo positivo en todas las áreas de nuestra vida, eleva nuestra autoestima, y el camino incluso a la autorrealización se aprecia más de cerca. Cuando vivimos en este sentido, no solo el presente se ve favorecido sino que el futuro lo visualizaremos con esperanza y optimismo.

Concéntrate y vive tu tiempo!

Abrir chat